945 25 45 45

Inicio | De Interés | Energía cinética para iluminar la ciudad

Energía cinética para iluminar la ciudad

El Silicon Valley de Francia. Así es como podríamos definir Toulouse, una ciudad francesa que está estudiando la posibilidad de instalar paneles que absorben la energía producida por el paso de los ciudadanos en las aceras de esta localidad y la transforman en electricidad.

¿El resultado? Urbes energéticamente más eficientes y ciudadanos que contribuyen a iluminar las calles de su ciudad simplemente andando.

Detrás de este proyecto está Sustainable Dance Club (SDC), la firma holandesa que produce e instala esta tecnología. Creados originariamente para aprovechar el movimiento de las personas mientras bailan en los clubes, tal como su nombre indica, el mecanismo de estos paneles es sencillo: cada vez que un individuo camina o salta encima de ellos, comprimen cerca de media pulgada y un pequeño motor convierte la energía en electricidad. En función de la intensidad de la pisada, el color de los paneles cambia, permitiendo que las acciones de cada individuo contribuyan a una experiencia colectiva. Toulouse está estudiando instalar ocho paneles en el centro de la ciudad que podrían producir entre 30 y 60 watts de electricidad, suficientes para alumbrar un poste de luz.

Aunque el proyecto tiene algunas flaquezas (su coste es bastante alto y aún está por comprobar la duración del sistema), desde que presentó los paneles la firma holandesa no ha dejado de recibir ofertas para instalarlos. Según SDC, éstos también podrían ser de gran utilidad en zonas con mucho tráfico, como estaciones de trenes e instalaciones deportivas. De hecho, ya se ha acordado instalarlos en el estadio de fútbol de Rotterdam en un programa piloto.

Existen otras experiencias de aprovechamiento de energía cinética como la de Carmen Trudel y Jenny Broutin, quienes desarrollaron una puerta giratoria capaz de transformar el movimiento de las personas en electricidad en su Fluxxlab de Nueva York. Ya sean puertas giratorias o paneles colocados bajo el suelo, parece que las soluciones para que las urbes se autobastezcan energéticamente, sean ecosostenibles y aprovechen los flujos generados por las personas provienen de distintos lugares del planeta y se están convirtiendo en una tendencia de futuro.


Infonomía

Por Sílvia Pérez Adell